San Lorenzo 671 - P.B. "A" - C.P. 4000 - Tucumán
381 601 5630 / 381 332 3003

El Cadillal, cada vez más cerca del paraíso turístico

El Cadillal, cada vez más cerca del paraíso turístico

A tan solo 25 minutos de la vorágine urbana, El Cadillal se muestra como una pieza única de belleza natural en plena metamorfosis.

Desde principio de año, la villa náutica es el corazón de un gran proyecto de reconversión llevado a cabo por el Ente Tucumán Turismo.

“El Cadillal es un espejo de agua en un marco natural y paisajístico fantástico y la oferta de actividades debe potenciar esas características. Lo que queremos es generar una experiencia turística y eso implica no sólo contemplar el paisaje sino que el visitante tenga una actitud activa”, comenta Elena Colombres Garmendia, vicepresidenta del ente autárquico.

En esta apuesta -dividida en tres etapas de concreción y que ya se encuentra en su última instancia- podremos descubrir nuevas caras del espejo de agua y dejarnos seducir por una tarde al aire libre donde la vegetación, el deporte y el descanso se fusionen.

“La estrategia tiene por objetivo reposicionar el destino como un lugar atractivo; primero para los tucumanos y con miras a los turistas. Nuestra mayor satisfacción es que la mirada que se tenía sobre el espacio va cambiando -detalla Colombres Garmendia-. Además, el movimiento de gente es más constante y sostenido. El turismo era intenso en las temporadas de calor y ahora también es una opción para las vacaciones de invierno o los fines de semana largos que invitan a recorrer la provincia”.

Picni o menú a la carta

La primera fase de este proyecto se inauguró el 31 de enero, cuando todavía la sensación de calor que impregnaba nuestra piel era la excusa ideal para huir del pavimento.

El aire libre nos sienta bien, pero también abre el apetito. Por eso, como parte de las obras se contempló mejorar los mágicos momentos a la vera del río Salí con nuevas propuestas gastronómicas.

Abierto al público desde hace un par de meses, las tres terrazas del restaurante “Clara Restó” (en el complejo Puerto Argentino) nos permiten apreciar atardeceres pintados de naranja y de celeste mientras se vacían algunas copas de vino.

También, hay quienes prefieren sentarse en el pasto para matear o tentarse con la hilera de food trucks. “La oferta gastronómica es amplia y con un toque casero, tenemos desayunos y meriendas con tortillas y bollos calientes, y para acompañar, dulces caseros”, añade Alicia Elizabeth Cáceres, trabajadora del bar “La Isla”.

Compras e historia

Como segunda parte del plan, los turistas pueden estar seguros de encontrar el souvenir perfecto para sus conocidos en el Paseo Costanera, la zona destinada al comercio y que se anexa al Museo Arqueológico de El Cadillal.

Todo ello en paralelo con la feria artesanal de los “Lagoferiantes”, donde pueden encontrarse artesanías, diferentes tejidos y objetos de decoración hechos a mano.

Diversión en la orilla

Las tardes frente al dique Celestino Gelsi son perfectas para recargar energías pero, si lo nuestro es la adrenalina, la oferta de la villa turística no se queda atrás.

Entre las actividades, podemos tirarnos por la tirolesa, intentar desafiar la gravedad subiendo las rocas de una palestra o divertirnos a bordo de un kayak o banana acuática, y practicar deportes náuticos como la regata, el kitesurf o el windsurf.

“Desde que iniciaron las renovaciones hubo un notable aumento de turistas y un cambio en el perfil de quienes asisten a El Cadillal -comenta Sergio Wilde, operador de turismo activo-. Había un estigma porque los que venían ponían música ruidosa y consumían alcohol. Ahora es un turismo familiar que busca pasar los fines de semana tranquilos”.

 A futuro…

Las reformas en el espacio turístico se encuentran ahora en su tercera etapa de modernización, ya que el lunes se abrieron las licitaciones.

En esta oportunidad, la idea principal es integrar los espacios terrestres con el agua. “Va a trabajarse desde un poco antes de la zona que ocupan los Lagoferiantes hasta pasar el balcón del lago”, especifica Colombres Garmendia. Motivo por el cual se piensa en crear una semipeatonal con miras a su estreno en diciembre.

Por último, desde el Ente Tucumán Turismo ya se está pensando en una cuarta fase que involucre a la península adyacente. El deseo es construir un mirador de 360 grados, apto para sacarnos impactantes selfies con las Sierras de Medina de fondo. Incluso, al narrarlo ya dan ganas de que sea sábado.

Cómo llegar

Desde San Miguel de Tucumán debemos acceder a través de la Ruta Nacional Nº 9 para empalmar con la Ruta Provincial Nº 347. De allí, hay que avanzar 5 kilómetros más hasta llegar a El Cadillal.

Fuente: La Gaceta Tucumán